La ruta de los Países Bálticos

Tanto en verano, como en invierno, la costa del mar Báltico tiene un encanto particular para ofrecer. Días largos, caminos de altos bosques, ciudades y castillos medievales, lagos y arroyos entre las montañas… todo un paisaje muy norteño, digno de ser visto.  Por ello, si quieres salirte un poco de los tradicionales circuitos por Europa y descubrir algo autóctono y diferente, una ruta por los países bálticos como la que te presentamos aquí, quizás sea una excelente opción. Mírate este completo recorrido y piénsate todo lo que hay para ver también en este rinconcito de Europa del Norte.

 

Vilniu, la particular capital de Lituania

Vilnius, la capital de Lituania es la más visitada de los Países Bálticos

Comenzamos camino de sur a norte y nuestra primera parada es Vilnius, el principal atractivo del turismo en Lituania. Aunque es la menos famosa de las tres capitales bálticas, tiene una marcada personalidad que tal vez no tengan las demás. Una ciudad con un antiguo estilo soviético, de numerosos templos religiosos que se mezclan junto a modernos edificios, sobre las laderas del río Vilnia, que funciona como una playa para los lituanos, donde en verano se echan a tomar el sol.

Foto de las calles de Vilnius. En concreto, el barrio bohemio Uzupis

Entre los principales atractivos turísticos que ver en Vilnius, podemos visitar su centro histórico, el barrio bohemio de Uzupis (conocido por tener una constitución propia), el mercado medieval de la plaza del ayuntamiento, la Torre de Gediminas (torre de ladrillo de 3 pisos del s. XV), la Puerta de la Aurora (un lugar religioso que data del siglo XVI) y la Catedral de Vilna.

Parque Nacional de Trakai, uno de los muchos que encontraremos en los Países Bálticos

Otros destinos cercanos que visitar son el Parque Nacional de Trakai, con su famoso castillo de Trakai (situado en una isla y rodeado por un lago), y el frondoso Parque Nacional de Neringa.

 

Riga, el corazón de Letonia

Foto de la ciudad de Riga, capital de Letonia

De cara al Mar Báltico, esta hermosa ciudad costera, con su centro urbano declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una perla de esta ruta báltica. Riga es la mayor ciudad de Letonia y la más grande de todas las denominadas Repúblicas Bálticas. El estilo de esta ciudad es una mezcla entre art nouveau y las construcciones de madera del siglo XIX.

Imagen de una plaza en la ciudad de Riga, Países Balticos

Los lugares imprescindibles que hay que ver en Riga, son el casco histórico de Vecriga (Patrimonio de la Humanidad), así como el precioso barrio modernista, la Casa de los Cabezas Negras (importante edificio y residencia oficial), la Iglesia de San Pedro (Iglesia medieval con un gran campanario en lo alto), Monumento a la Libertad (obelisco en conmemoración de la independencia letona), el mercado Central de Riga y el Bergs Bazaar (zona peatonal turística con tiendas y bares).

Foto de una estatua en el Parque Nacional de Kemeri

En las afueras podemos visitar el Parque Nacional de Kemeri, un espectacular humedal que se puede recorrer sobre pasarelas de madera; o no tan lejanos de la ciudad, el parque Bastejkalna. Otras ciudades que es recomendable ver en Letonia son Cesis y Tartu.

 

Tallin, un viaje al Medioevo de Estonia

Foto de la ciudad de Tallin, Estonia

La prolija e impecable Tallin, es una ciudad amurallada repleta de  edificios medievales y góticos, que al caminar por sus callecitas por su casco histórico nos trasladan todo el tiempo a épocas pasadas. El centro histórico, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, es considerado por muchos como uno de los más bellos de toda Europa. Tallín es una ciudad que lo tiene todo: “magia, equilibro y orden”.

Foto del casco antiguo en Tallin al atardecer

Los principales atractivos turísticos que hay que ver en Tallín son: el Raekoja plats (el Ayuntamiento gótico en el casco antiguo), la farmacia más antigua del mundo (del siglo XV), la catedral rusa Alejandro Nevskym, el Palacio Kadriorg (palacio barroco con exposiciones de arte internacional), el castillo de Toompea (el parlamento en un antiguo castillo), la Iglesia de San Olaf, el Kumu (colecciones del Museo de Arte de Estonia), y que no se nos olvide visitar la ciudad moderna.

Uno de los parque nacionales en Tallin, Países Bálticos

Fuera de la ciudad se pueden visitar atractivos naturales como el Parque Nacional de Lahemaa, la Cascada de Jägala o el Lago Ülemiste. Otras ciudades recomendables para que visites en Estonia son Tartu, Raja y Muntvee.

Si quieres conocer otras ciudades europeas donde poder viajar, te dejamos algunas ideas aquí.