Machu Picchu, la mayor atracción turística del mundo

Sin duda el Machu Picchu es una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo, que hay que ver en Perú, si viajamos a este destino. Durante siglos esta mágica fortaleza fue el centro neurálgico del milenario imperio Inca que gobernó Sudamérica durante el período precolombino. Leyendas mágicas, dioses paganos, originales técnicas de producción, conocimientos astronómicos y muchos enigmas más, rodean el aura de este increíble escenario que forma parte de la lista de las 7 Maravillas del Mundo. Si estás pensando viajar a este tesoro natural, conoce aquí todo lo que tienes que ver en el Machu Picchu.

Ubicado a los pies de la imponente cordillera de los Andes, a 2450 msnm, mágico como pocas cosas en el planeta, las ruinas del complejo arqueológico del Machu Picchu, es uno de los lugares más espectaculares del mundo, declarado Patrimonio Cultural y Natural de la humanidad por la UNESCO.

La antigua ciudadela Inca fue descubierta no hace más de 100 años atrás por Hiram Bingham, pero aún se desconoce cómo pudo ser construía a esa altura. La fortaleza comprende unas 140 estructuras, dividida en dos grandes sectores que se corresponde con la organización que tuvo la ciudad en su momento: el “sector agrícola”, que consiste en una red de andenes y terrazas artificiales construidas para el regadío y la producción de cultivos en altura; y el “sector urbano”, con diversas construcciones y plazas, entre las cuales se destacan el Templo del Sol, Templo de las Tres Ventanas, el Templo Principal y el Templo del cóndor (estas son solo algunas de las zonas más interesantes para ver).

Por detrás de la ciudadela se levanta la magnífica montaña de Huayna Picchu (a la cual también podemos ascender desde el complejo arqueológico), que según las creencias incas, el contorno de la montaña forma el perfil de la cara de un inca acostado (la famosa cara de Machu Picchu).  Esta extrovertida montaña  es la que vemos nacer a las espaldas del Machu Picchu en todas las fotos.

En frente de la ciudadela, podemos ascender hasta las 12 am (es recomendable subir muy temprano por la niebla), a la montaña de Machu Picchu. Con 3082 msnm. es el cerro más alto de los tres picos que conforman el parque arqueológico, desde donde se puede apreciar una vista aérea increíble de la fortaleza y el Huayna Picchu.

La subida al Machu Picchu se hace desde el pueblo de Aguas caliente, bordeando el río Urubamba. Este hermoso pueblo andino es un museo vivo de aquella antigua civilización, donde podrás encontrar todo tipo de productos autóctonos del lugar.

CUSCO, LA PUERTA DE ENTRADA AL VALLE SAGRADO DE LOS INCAS

El Machu Picchu es el último eslabón de lo que se conoce como el camino del Inca. Un extenso territorio minado de ruinas de aquella civilización, que se extiende inclusive por el resto de los países del altiplano (zona que abarcaba originariamente todo el imperio) y que vale la pena visitar en tu viaje al Machu Picchu. Para saber más sobre el camino del inca pincha aquí.

El Valle Sagrado de los incas que rodea a la fortaleza, era considerado por aquellos como la zona sagrada (hoy en día la más turística de Perú), conformada por pueblecitos milenarios, que ofrecen una diversidad de propuestas arqueológicas y culturales para visitar en nuestro camino a Machu Picchu.

La puerta de entrada al valle es nada menos que la ciudad de Cusco. Denominada como “Capital Histórica del Perú”, esta ciudad fue el centro político y territorial del imperio, que nos ofrece un gran legado histórico, arqueológico y arquitectónico para descubrir. La ciudad entera es un libro de historia para aprender caminando por sus místicas callecitas, y vivir la cultura y las costumbres del lugar.

Dentro de la ciudad, podemos disfrutar de la Plaza de Armas, el Barrio de San Blas, las ruinas de Sacsayhuamán o el mercado de San Pedro. De camino a Aguas Calientes, podemos visitar los yacimientos arqueológicos con ruinas incas de Tambomachay, Pukapukara, Qenqo, Choquequirao, el pueblo de Pisac y Ollantaytambo.