Viajar a Brasil después de los Juegos Olímpicos

Viajar a Brasil estuvo de moda en los últimos años debido a los acontecimientos deportivos que tuvieron lugar en su tierra: el Mundial de fútbol de 2014 y, sobre todo, los Juegos Olímpicos de Río 2016 pusieron al país en el mapa internacional y le dieron un impulso turístico muy necesario. 

Sin embargo, un año después, volvemos a sacar a Brasil del baúl de los recuerdos para que no te olvides de que sigue siendo uno de los destinos más espectaculares de la tierra y de que, a pesar de que ya no hay Juegos Olímpicos, sus infraestructuras y su gente siguen estando ahí esperando tu visita.

1.- Cataratas de Iguazú

iguazú

Uno de los lugares únicos en el planeta Tierra. Las cataratas de Iguazú son parte de la frontera entre Brasil y Argentina, y cuenta la historia que fueron descubiertas en 1542 por el expedicionario español Álvar Núñez Cabeza de Vaca. Hoy en día, la mayor parte de los paseos y caminos se encuentran en la vertiente argentina, pero desde el lado brasileño, que “posee” el 20% de los saltos de agua se puede divisar una espectacular panorámica.

Tal es su espectacularidad, que en 2012, la fundación New7Wonder, las incluyó, oficialmente, entre la lista de las “Siete maravillas naturales del mundo“. Y, ya que estás por la zona de Foz de Iguazú, no dejes de ir al Parque de las Aves, un centro de interpretación donde te mostrarán la increíble riqueza de fauna que existe en el lugar.

2.- Curitiba

curitiba

Al este de Foz de Iguazú, y al norte de Sao Paolo, se encuentra la ciudad de Curitiba, en la provincia de Parana. Una vez te encuentres en la ciudad, lo primero que te sorprenderá será su distribución urbana, puesto que está construida para dar prioridad al paso del transporte público, en concreto de los autobuses, por lo que dan gran importancia a la movilidad sostenible.

Museu_Oscar_Niemeyer_2_Curitiba_Brasil

En la ciudad podrás visitar edificios tan singulares como el Museo Oscar Niemeyer, proyectado por el propio Niemeyer en 1967 y cuya última remodelación trata de 2003. También has de visitar la Ópera de Alambre si coincide con alguna obra de teatro, y dar un paseo por el Bosque Alemão, con 38.000 metros cuadrados de superficie y que rinde tributo a los inmigrantes que acudieron a la ciudad y aportaron su cultura.

3.- Manaos

manaos

En el centro de la selva se encuentra Manaos, que es, a su vez, la capital de la zona financiera del norte del país. Además de poder adentrarte en la selva (mejor si lo haces con guía profesional), en Manaos vas a poder visitar lugares como el Teatro Amazonas, un edificio que data de 1896 y que actualmente es usado como Ópera. Si lo visitas, en la plaza que lo rodea, fíjate en el pavimento de piedra, de estilo portugués, y que es de 1900.

Tampoco dejes de visitar otros edificios emblemáticos como el Palacio Río Negro, que fue la residencia del antiguo gobernador del Estado de Amazonas, y que hoy en día es un importante centro cultural. Si te apetece playa, dirígete hacia la Praia da Ponta Negra y date un bañito.

4.- Río de Janeiro

rio 2016

No te olvides de la capital cultural y de ocio del país. En Río de Janeiro se han quedado con el legado de tantos eventos en los últimos tiempos, y la ciudad ha experimentado un gran cambio y unos grandes avances.

En la Ciudad Maravillosa tienes que visitar sí o sí el Cristo Redentor del Corcovado, su imagen más característica. También hay que visitar el Pan de Azúcar y sus famosos teleféricos, desde donde podrás ver una panorámica espectacular de la ciudad. Pero, si te quieres quedar con la boca abierta de verdad, visita la Catedral Metropolitana, con una capacidad para 20.000 personas de pie y 5.000 personas sentadas, casi nada.