Nepal, un destino que se merece una segunda oportunidad

Durante muchos años, Nepal ha sido uno de los destinos turísticos más emergentes de todos cuantos había. Envuelto entre montañas, el país asiático guarda en su interior una belleza incomparable, que hace que un viaje tan largo para llegar hasta allí bien merezca la pena después.

En 2015, un doble terremoto sacudió el país. A pesar de que dejó monumentos derrumbados por el intenso temblor, Nepal es un país que ha sabido renacer de sus propias cenizas una y otra vez, y ahora es el momento de darle esa oportunidad para hacer el viaje tan especial que estabas deseando. Esto es lo que te puedes encontrar por allí.

1.- Katmandú

katmandú

La capital de Nepal, de un millón de población aproximadamente,  sufrió grandes daños durante el terremoto. Aún así, conserva parte del patrimonio cultural anterior a los temblores, y lo que quedó más afectado se está reconstruyendo. Ese es el caso del templo Boudhanath, cuya estupa (la parte más alta) quedó seriamente dañada. Hoy en día, los ojos de Budha mirando hacia los cuatro puntos cardinales están muy próximos a ser lo que fueron.

stupa

En Katmandú también es muy famosa la Durbar Square, donde se juntan varios de los templos más importantes de la ciudad. Para entrar, eso sí, has de pagar una pequeña tasa con la que financiarán la reconstrucción de los principales monumentos afectados.

2.- Bandipur

bandipur

La pequeña ciudad de Bandipur, de unos 10.000 habitantes, es un destino poco frecuentado por los turistas y que, sin embargo, merece la pena ser visitada. Primero porque, para llegar, hay que subir un puerto hasta los 1000 metros de altitud sobre el nivel del mar, lo que arroja unas increíbles vistas; y segundo porque, una vez en Bandipur, hay que recorrer la ciudad por sus calles angostas y visitar sus pequeños rincones. Se puede llegar relativamente fácil desde Katmandú.

3.- Bhaktapur

bhaktapur

A 13 kilómetros de Katmandú se encuentra la ciudad de Bhaktapur, una ciudad que se ha quedado anclada en el tiempo, y en la que no hay que ir a ningún museo para conocer su historia puesto que la ciudad en sí misma ya es un museo abierto. Tal es así, que desde el año 1979, la ciudad, de unos 75.000 habitantes, está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los lugares imprescindibles para visitar en Bhaktapur son la Plaza Durbar, el Palacio Real, el templo Vatsala, y el increíble templo Nyatapola. Aunque el terremoto la dejó algo afectada, aún merece bastante la pena salir de Katmandú para llegar hasta Bhaktapur.

4.- Pokhara

annapurna

Si lo que te apetece, después de tanto turismo, es salir por la noche, la ciudad de Pokhara es la que se ha erigido como la que más marcha tiene. Y parte de culpa la tienen los numerosos hoteles, albergues y guest-house de todo tipo que inundan la ciudad. En ella merece la pena hacer una visita en el amanecer al mirador de su lago, desde se puede observar la grandiosidad del Annapurna y unos cuantos picos más de toda la cordillera del Himalaya.

5.- Sagarmatha National Park

everest

Como colofón a esta corta, pero intensa, visita a Nepal, hay que visitar el Sagarmatha National Park, donde se encuentra el monte más famoso y alto de todo el mundo: el Everest. Pero este Parque Nacional, reconocido por la UNESCO, es más que el Everest.

Haciendo una ruta de trekking por él (las hay de distintos niveles), podrás encontrarte, si tienes suerte, especies tan raras como el leopardo de las nieves o el panda enano. La mejor época del año para visitarlo es antes de que llegue la nieve (octubre-noviembre) y antes de que llegue el calor intenso (marzo-abril). Además, existen distintos tipos de alojamiento por la zona para que puedas disfrutar del parque durante los días que quieras.