Viajar a Laponia: qué ver y qué hacer

Los últimos años están marcando una temporada perfecta para observar un fenómeno natural tan espectacular como las auroras boreales. Por eso viajar a Laponia y descubrir la zona norteña de Finlandia supone una oportunidad única para verlas ¿Te animas?

1.- Rovaniemi

rovaniemi

Esta ciudad es la capital administrativa de Laponia y, a pesar del frío, es un auténtico bullicio de actividades destinadas a enseñar las tradiciones locales y a hacer que los turistas que, cada vez más, visitan la ciudad, se sientan como en casa.

Aunque esté en la zona más septentrional de Finlandia, puedes disfrutar de todas las ventajas y comodidades de un país avanzado como este. Algunas de estas actividades incluyen diversiones del tipo de excursiones en motos de nieve y en caballos preparados para el terreno abrupto, así como visitar a los renos de Santa Claus o darte un baño en una piscina exterior a muy muy baja temperatura.

2.- Santa Claus

santa-claus

Rovaniemi es la ciudad natal de Santa Claus. Allí vive durante todo el año antes de marchar el 24 de diciembre a visitar a los millones de niños por todo el mundo. Por eso este lugar ha obtenido una gran popularidad, ya que se puede visitar la casa de Santa Claus y, si tienes suerte, saludarle si está en ella.

También puedes visitar Santa Park, un pequeño parque temático dedicado al gordito bonachón y que se encuentra dentro de una cueva. Sin duda el lugar perfecto para que los más peques de la casa alucinen.

3.- Sol de medianoche

sol-de-medianoche

Si quieres dejar tu viaje para un poco más adelante, cuando haga menos frío, puedes optar por ir a mediados de mayo, principios de junio. Es en esa época cuando ocurre un hecho muy especial: nunca se va el sol. A diferencia del invierno, donde es de noche prácticamente todo el día, en esa época del año pueden ser las 4 de la mañana y que haga un sol de justicia.

Esto se produce porque Laponia está por encima del Círculo Polar Ártico y el sol alcanza su punto más bajo pero no alcanza a ponerse por el horizonte. De este modo, puedes aprovechar mucho mejor los días incluso, si te animas, hacer grandes rutas de senderismo sin el temor de quedarte sin luz.

4.- Auroras boreales

auroras-bor

En el punto opuesto al sol de medianoche, se encuentran la auroras boreales. La mejor época para observar este increíble fenómeno de la naturaleza es durante los meses invernales, sobre todo a partir de septiembre, cuando ya hay unas cuantas horas de oscuridad total y las “Northern Lights” pueden aparecer. Porque sí, son tímidas.

Si viajas a Laponia y estás en su capital, puedes reservar alguna de las múltiples excursiones organizadas que se hacen para ir a la caza de auroras boreales. Eso sí, tendrás que tener suerte, pero una vez que aparezcan, te quedarás totalmente ensimismado.

5.- Los Sami

sami

Los Sami son el único pueblo indígena que existe dentro de la Unión Europea y viven en Laponia. Su imagen siempre se ha identificado con la de personas que viven en cabañas de madera, como los antiguos indios, pero nada más lejos de la realidad.

Lo cierto es que los Sami han evolucionado con el tiempo y aunque mantienen sus tradiciones indemnes y visten siempre con el vestido tradicional sami, han sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

6.- Paseos en Husky

husky

Esta raza de perros típica de las tierras frías han nacido para correr por el Ártico. Por eso una opción más que recomendable si viajas a Laponia es hacer una excursión en trineo tirado por perros. Estas excursiones pueden ser desde un ratito hasta una larga caminata siempre y cuando todos vayan con un buen avituallamiento. Sin duda una experiencia única en la vida.