6 paisajes de otro mundo que están en la Tierra

Si has viajado tanto que tienes la sensación de que se te ha quedado pequeño nuestro mundo y que necesitas explorar otros planetas, no te preocupes. No vas a tener que coger un billete en la NASA, ya que te indicamos una lista de 6 paisajes de otro mundo que parecen sacados de otra galaxia a los que podrás viajar en avión.

El lago Mono, EE.UU.

el-lago-mono

Si el grupo musical Pink Floyd escogió fotografías de este lugar para su disco “Wish You Were Here”, algo de surrealista tiene que tener. El lago Mono ubicado en California tiene características de vida casi extraterrestres gracias a su alto contenido en sal y en arsénico.

Precisamente la NASA ha localizado en estas aguas la primera forma de vida (una bacteria) capaz de crecer en un entorno extremadamente hostil para la vida. Sus formaciones calcáreas lo hacen inconfundible.

Lago Natron, África

lake-natron

Ubicado entre Tanzania y Kenia, este lago producido gracias al volcán Ol Doinyo Lengai , cobija solo a dos especies animales capaces de adaptarse a este entorno: el pez Alcolapia alcalica y los flamencos.

Su color rojo viene dado por su gran variedad de compuestos químicos, otorgando a este lago una gran alcalinidad que puede llegar a quemar la piel. Se aprecian en este lago preciosas espirales de carbonato sódico que surgen del fondo impulsadas por pequeños géiseres subacuáticos.

Caño Cristales, Colombia

cano-cristales

El río Caño cristales, ubicado en la Serranía de Macarena, es un lugar de belleza psicodélica donde los colores fluyen como en un arcoíris acuático.

Sin duda, Una de las maravillas del mundo que recorre la tierra creando cascadas, rápidos y pozas allá por donde pasa en sus 100 km de largo. Su transparencia permite apreciar los variados colores de sus plantas acuáticas y de sus algas, que son  precisamente las que aportan los cinco colores de sus aguas: rojo, verde, amarillo, azul y negro.

Pamukkale, Turquía

pamukkale

Pamukkale en turco quiere decir “castillo de algodón”, y precisamente aquí parece que estés volando entre nubes. Un castillo de aguas termales de cuyas terrazas de calcio depositado brota un agua de más de 35º de un intenso azul turquesa.

Sus 300 km cuadrados de extensión han sido muy apreciados desde la antigüedad hasta nuestros días, siendo declarado Patrimonio de la Humanidad. Esto se debe a la extraña belleza blanca de sus cascadas escalonadas y las propiedades de sus aguas.

Salar de Uyuni, Bolivia

salar-de-uyuni

¿Os habías planteado alguna vez que hubiera en nuestro planeta desiertos, que lejos de ser de arena, son de sal? Pues los hay, y el más grande de todos ellos es el salar de Uyuni, en el suroeste de Bolibia.

Este desierto es increíble a lo largo del año: en época de lluvia se convierte en un perfecto espejo y en las épocas de secano nos sorprende con sus patrones geométricos en contraste con el azul del cielo. Sus 10582 km² a 3.650 metros de altura esconde la mayor reserva de litio del planeta.

Tsingy de Bemaraha,  Madagascar

tsingy-de-bemaraha

Este paisaje único de la Provincia de Mahajanga, convertido en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ofrece un festín visual para los amantes de la  geología  y naturaleza.

Los Tsingys son afiladas formaciones de roca caliza ubicadas en mesetas Cársticas. Sus aguas subterráneas y las aguas de lluvia se han encargado de excavar y dar forma a este paisaje lleno de fisuras, grietas y agujas.

Precisamente este nombre en Malache quiere decir “donde no se puede caminar descalzo”. Y si no eres un Lémur o un camaleón, es posible que termines herido si no tienes un poco de cuidado de donde pisas o te apoyas.