7 pueblos bonitos de Italia que no conocías

De Italia seguro que conoces ciudades tan importantes y famosas como Roma, Milán, Turín o Florencia, y has disfrutado (o vas hacerlo) de su increíble belleza. Sin embargo, hay multitud de pueblos bonitos de Italia, no tan mediáticos, que no se les quedan atrás en cuanto a belleza se refiere.

1.- Burano

burano

Al norte de Venecia surge una isla con apenas 4.000 habitantes y famosa por su industria de producción de encaje de hilo que no te dejará indiferente. Sus canales por donde navegar así como las casas de colores llamativos hacen de este pequeño pueblo un enclave preciosista de esta zona de Italia.

2.- Riomaggiore

riomaggiore

Este pequeño pueblo pertenece a la provincia de La Spezia y forma parte de los cinco municipios que están dentro del Parque Natural de Cinque Terre, así que te puedes hacer una idea de lo bonito que es. Es un pueblo pequeño, enclavado en la montaña y con un precioso puerto de mar. Si has estado en Cudillero (Asturias), te recordará a él. Destaca el castillo y la Iglesia de San Juan Bautista, así como pasear por sus estrechas calles.

3.- Gradara

gradara

En la provincia de Pesaro y Urbino se encuentra Gradara, un espectacular pueblo medieval que conserva su muralla y su castillo prácticamente intactos. Son su mayor reclamo turístico y, desde luego, si te gustan los lugares medievales es una visita obligada que tienes que realizar. El castillo es visitable por unos 4€ y, si vas con un grupo, se pueden reservar visitas guiadas por unos 100€ aproximadamente. Muy recomendable.

4.- Polignano a Mare

polignano-a-mare

La Bella Puglia es la región donde se encuentra este pueblecito, Polignano a Mare, que está rodeado de olivos. El pueblo se levanta en un acantilado que da al Mar Adriático y en su interior vas a poder encontrar las típicas casas de pescadores e impolutas calles y plazas donde sentarte a tomar un aperitivo o un refresco. Además, si te gusta el snorkel, este es lugar idóneo para hacerlo. También hay algunas cuevas por dentro del acantilado que puedes explorar si te atreves a entrar, claro.

5.- Brisighella

brisighella

Entre Florencia y Ravenna está el que probablemente es el pueblo medieval más bonito de toda Italia. El pueblo está rodeado de tres grandes montañas: en una se encuentra un castillo del S.XIV, “La Rocca”; en otra, un santuario religioso del S.XVIII “El Monticino”; y, por último, en la tercera montaña, una torre con un reloj, ambos del S.XIX.  Y claro, después de tanto turismo, lo mejor es descansar un rato. En Brisighella puedes encontrar unas termas que te dejarán como nuevo.

6.- Rapallo

rapallo

Rapallo, al norte de Italia y en la provincia de Génova es una comuna de unos 30.000 habitantes, con clima templado en invierno y moderado en verano, que lo hacen especial, al estar bañado por el Mar Mediterráneo. Es un sitio especial porque, al igual que Polignano a Mare, tiene una parte del pueblo que se asoma directamente a un acantilado. Entre las visitas que no te puedes perder en Rapallo se encuentra el Santuario di Montallegro, el Castillo de Rapallo o todo el centro histórico, de una belleza exquisita.

7.- Portofino

portofino

Dicen que el pequeño pueblo de Portofino tiene forma de luna creciente, y no les falta razón. En el poco espacio que ha dejado la naturaleza entre la montaña y el mar, los italianos han sabido aprovechar muy bien para construir ahí un lugar que de día es precioso y de noche es mágico, con todas las luces de las pequeñas casas reflejadas en el mar. Entre sus calles, en las que en verano podrá encontrar a gente de la jet-set, puedes visitar numerosos puestos y tiendas de artesanía local y, si quieres desplazarte un poco, a unos kilómetros se encuentra el Castillo de Brown.