Qué ver en Berlín en 2 días

Pensando en un fin de semana o un puente cortito en la capital alemana? Viajar a Alemania está, como aquel que dice, a tiro de piedra. Un vuelo a Berlín, su capital, no dura más de 2 horas y media y, en un momento, te habrás colocado en una de las ciudades con más peso de Europa, tanto por su historia antigua como por el papel que juega actualmente en todo el continente. 

Si eres de los que viajas con poco tiempo o de los que quiere aprovechar cualquier puente que haya de aquí a final de año, Berlín puede ser uno de los lugares idóneos donde puedes pasar esos dos o tres días que te permitan desconectar de la rutina. Estos son los monumentos más importantes y que no te puedes perder vayas los días que vayas.

1.- Puerta de Brandeburgo

brandeburgo

Uno de los ‘must’ de cualquier visita a Berlín. La Puerta de Brandeburgo es lo que la que la Puerta de Alcalá a Madrid o el Arco del Triunfo en París, solo que, en este caso, y por motivos históricos que todos conocemos, adquiere especial relevancia. Por ejemplo, a principio de S.XX solamente los miembros de la familia real y sus invitados podían pasar por la zona central. Hitler, lo primero que hizo al ser nombrado canciller, fue un desfile militar por entre este emblemático monumento.

Destaca sobre todo la cuádriga que está colocada en su parte superior, y que quedó gravemente dañada tras la Segunda Guerra Mundial. En 1957 terminó su restauración pero, con la construcción del Muro de Berlín en el 61, la Puerta de Brandeburgo quedó aislada de los dos lados, y la cuádriga sin mantenimiento. Por eso, cuando cayó el Muro, hubo que volver a restaurarla.

2.- Edificio del Reichstag

reichstag

La joya de la corona de este edificio que hoy en día sirve como Parlamento alemán es, sin duda, su cúpula. Un espacio acristalado, con tintes modernistas, y que es visitable por parte del público. Igualmente, el edificio quedó prácticamente destruido con la II Guerra Mundial, y, en esta ocasión, hubo un intenso debate sobre si debía de ser reformado o derribado. Finalmente imperó el sentido común y fue restaurado en 1956.

Hoy en día acoge al Parlamento alemán y puede ser visitado por dentro y por fuera, desde donde se pueden ver unas increíbles vistas de Berlín. Eso sí, asegúrate de reservar con antelación, porque las visitas son limitadas.

3.- Los restos del Muro de Berlín

muro-de-berlin

El 12 de agosto de 1961 crecieron, como de la nada, 155 kilómetros de alambre de espino que separaban la Alemania comunista de la Alemania occidental. El Muro de Berlín, que llegó a medir 4 metros de altura y estaba fuertemente vigilado y protegido, dividió la ciudad durante 28 años, hasta que el 9 de noviembre de 1989 el gobierno permitió el paso y los berlineses derribaron el Muro.

Hoy por hoy aún se pueden visitar 1,3 kilómetros de Muro en la zona llamada East Side Gallery, ya que está decorado con pinturas que evocan la libertad y los sentimientos de lo que aquello fue en la Historia.

4.- Monumento al Holocausto

holocausto

Uno de esos lugares que te ponen los pelos de punta, es un Monumento memorial a los judíos asesinados en Europa con motivo de la II Guerra Mundial. Está situado cerca de la Puerta de Brandeburgo y fue construido entre 2003 y 2005. Es un Monumento que puede remover sensibilidades y que recomendamos que vayas solo si estás preparado para ver cómo fue uno de los peores momentos del continente europeo.

5.- Catedral de Berlín

berlin

Un edificio majestuoso que está coronado por una cúpula de bronce y que es el mayor edificio religioso de Berlín. Se encuentra situado en las cercanías del río Spree y fue construida entre 1894 y 1904. Dentro impone el gran altar de mármol y el órgano antiguo que, aún hoy, suena a la perfección. Sin duda una visita obligada en Berlín.