País Vasco, la joya de la corona del norte de España

El norte de España es una de esas pequeñas joyas que tenemos en nuestro país y que siempre está dispuesta a acogernos con sus mejores galas. El País Vasco, con sus tres provincias, guarda en su interior, y también en su exterior costero, multitud de lugares que podemos visitar sin problema.

Lo mejor del País Vasco: perderse por entre los pequeños pueblos del interior, situados en las montañas o en el fondo de los valles, e ir descubriendo poco a poco los misterios que nos guarda. Sin embargo, esta es una lista de lo que hemos considerado como un must si visitas Euskadi

1.- Museo Gugghenheim

BILBAO

Arquitectura en estado puro. El museo Gugghenheim puede presumir de ser uno de los más vanguardistas de toda Europa. Tal y como indican en su web, su colección permanente “incluye fundamentalmente obras de los artistas más prominentes de las últimas cuatro décadas y se complementa con fondos prestados por la Solomon R. Guggenheim Foundation”. Más en concreto, allí exponen sus obras Richard Serra, Jenny Holzer, Jeff Koons, Yves Klein, Louise Bourgeois, Daniel Buren o Fujiko Nakaya.

Pero Bilbao no es solamente el Gugghenheim. En los últimos años la ciudad ha vivido un cambio permanente en pro de modernizarla, y ha construido agradables avenidas en la ribera de la ría, así como una limpieza de su casco antiguo. La guinda del pastel la pone el estadio Nuevo San Mamés, hogar del Athletic Club y que ha supuesto un toque vanguardista a todo el barrio de San Mamés y a Bilbao en general.

2.- Playa de la Concha

LA CONCHA

Situada en la bahía de San Sebastián, la Playa de la Concha es una de las más bonitas de España. Con la isla de Santa Clara en el centro, ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar de unas magníficas vistas de la ciudad. Además, si quieres hacer unas buenas fotos, lo mejor será que subas al monte Igueldo, desde podrás ver una bonita panorámica de Donostia. También te puedes montar en la montaña rusa, pero eso ya a gusto del consumidor.

Por supuesto, si estás en San Sebastián tienes que visitar la obra de Eduardo Chillida “El peine del viento”, al final del paseo marítimo. Para después de una buena comida a base de pinchos, lo mejor es llegar para ver la plaza de la Constitución, la basílica de Santa María del Coro o el puerto pesquero.

3.- Vitoria-Gasteiz

VITORIA

La ciudad de Vitoria, capital administrativa del País Vasco, es una ciudad regia, de interior de provincia, con edificios serios y con aspecto duro. Sin embargo, dentro de la ciudad, sus gentes te acogerán de una manera cálida y podrás disfrutar de todas las zonas emblemáticas que tiene.

Una de ellas es la Plaza de la Virgen Blanca, punto neurálgico de la ciudad y donde los fines de semana existe una gran actividad para ir de pintxos y de cortos. Es el lugar donde se queda con los amigos, con la familia, donde comienza la Vitoria moderna. Cercana a la plaza se encuentra la Iglesia de San Miguel, donde cada 4 de agosto se descuelga San Celedón, un personaje popular vitoriano que representa el comienzo de las fiestas de la Virgen Blanca.

Y, para ver el nivel de la gente que ha vivido (y vive) en Vitoria, basta con darse una vuelta por sus palacios. El palacio de Bendaña, de corte renacentista, es ahora mismo un museo de cartas. También puedes visitar el de Escoriaza-Esquivel o, ya fuera del casco viejo, el Palacio Augustín-Zulueta, que contiene actualmente el museo de Bellas Artes. Enfrente, el Palacio de Ajuria Enea, residencia del Lehendakari.