Lanzarote, tierra de fuego y de agua

Viajar al paraíso de Lanzarote es garantía de estar visitando uno de los lugares más espectaculares de nuestro país. Paisajes volcánicos que juguetean con el agua a la vez que transforman la tierra son solo algunos de los ejemplos que encontrarás en la isla.

Desde Arrecife, la capital de Lanzarote, se pueden hacer diversas excursiones con salida y llegada en el mismo día. Estas son solo algunas de las maravillas que se pueden disfrutar durante tu estancia en la isla.

1.- Costa Teguise

teguise

Es una de las principales zonas turísticas de la isla y en la que vas a poder encontrar una increíble oferta de hoteles, como el Be Live Experience Lanzarote Beach de cuatro estrellas y con una playa específica para el hotel.

Aquí vas a poder bañarte y tomar el sol en cuatro playas espectaculares: Playa de las Cucharas, la  más grande y la única con arena tostada; Playa de los Charcos; Playa del Jablillo, la más pequeña y tranquila y Playa Bastián, una mezcla de arena blanca y pequeñas piedras volcánicas.

2.- Jameos del Agua

jameos

Quizás una de las zonas más espectaculares de la isla, donde la tierra y el agua danzan en un continuo juego de luces y materiales. Está dentro del túnel volcánico producido por la erupción del Volcán de la Corona y, al encontrarse por debajo del nivel del mar, forma un lago de agua filtrada, llamado Jameo.

Existen tres jameos en el mismo lugar: el Jameo Chico,  el Jameo Grande y un tercero, el “Jameo de la Cazuela”. Toda esta visita es posible gracias al ímpetu del escultor y artista César Manrique, a quien la isla le debe mucho de lo que es ahora mismo.

3.- Mirador del Río

1280px-MiradorDelRio-Graciosa

Situado a una altura de 400 metros sobre el nivel del mar, en pleno Risco de Famara, este espectacular mirador creado por César Manrique te hará disfrutar de unas vistas que van más allá del horizonte. Desde este lugar podrás vislumbrar, en los días más nítidos, la Isla de la Graciosa y la zona norte de Tenerife.

4.- Timanfaya

timanfaya

Las Montañas del Fuego. El volcán del Timanfaya aun pareciendo dormido aún guarda mucha actividad en su interior. Aunque su última erupción fue en 1824, el interior del volcán aún está despierto. De hecho, esto lo verás con dos claros ejemplos: el Islote de Hilario, un géiser provocado artificialmente y el Restaurante “El Diablo”, donde asan los pollos directamente en una barbacoa con calor que proviene directamente del centro del Tierra.

En este Parque Nacional también puedes hacer un recorrido guiado en autobús por los distintos volcanes que componen las Montañas del Fuego y también puedes disfrutar, si quieres, de un paseo en camello por la zona.

5.- Jardín de Cactus

cactus

Una nueva obra de arte del artista César Manrique, que esta vez combina el binomio entre tierra volcánica y cactus, haciendo un jardín circular con más de mil tipos de cactus en su interior. Tendrás que tener cuidado de no pincharte, pero aprenderás que los cactus llevan aquí desde mucho antes de lo que creías.

6.- Playa del Papagayo

papagayo

Una de las playas más espectaculares de las Islas Canarias, aunque para acceder a ella deberás pagar una pequeña tasa para aparcar el coche. Esta es una medida destinada a proteger un entorno natural digno de ser protegido.

Una vez dentro podrás bañarte en las gélidas pero siempre agradables agua del Océano Atlántico y comer en el chiringuito que hay en la parte superior del acantilado. Las playas están separadas por pequeños peñones que se pueden sobrepasar con facilidad y, de paso, investigar y encontrar pequeñas y agradables calas donde darte un baño con más tranquilidad.