Casarse a bordo del MSC Divina

De todas las bodas posibles que puedas imaginar, sean por el rito tal o cual, sean en lugares exóticos o raros, pocas habrá tan originales y diferentes como la que tendrías en un crucero. Y si eso ya es una realidad cada vez más frecuente, ahora se te presenta una oportunidad especial como es casarse a bordo del MSC Divina.

Y es que la compañía MSC acaba de anunciar la firma de un acuerdo con The Wedding Experience, una empresa especializada en la organización de eventos nupciales, para facilitarte la posibilidad de llevar a cabo esa boda en uno de sus barcos más elegantes, modernos y exquisitos.

El MSC Divina es un buque construido en 2012 de 333 metros de eslora por 38 de manga y un peso de 139.072 toneladas, cuya capacidad es para 3.502 pasajeros (más 1.388 tripulantes) distribuidos en 1.751 camarotes, de los que 45 son para personas con discapacidad o movilidad reducida. Todo ello repartido por 18 puentes, 14 de ellos para los pasajeros.

Pero los datos resultan fríos en comparación con el glamour y las comodidades que ofrece. Perteneciente a la clase Fantasia, el MSC Divina representa la elegancia de la edad de oro de los viajes por mar (teatro estilo Broadway, cristalería de Swarovski, Yacht Club) complementada por unas instalaciones deportivas y de ocio ultramodernas (Aurea Spa, Infinity Pool, etc).

Pues bien, a todo esto puedes añadir ahora la posibilidad de dar el “sí, quiero” a tu pareja o renovar tus votos nupciales de forma totalmente legal y a medida, contando con la ayuda de un asesor y un coordinador para organizar y dirigir respectivamente la ceremonia. Ellos se ocuparán de todos los detalles, desde las invitaciones a la decoración, pasando por fotógrafo, vídeo, música, banquete, tarta, flores, recuerdos e incluso traslados.

El MSC Divina puede acoger hasta 150 invitados extra, aparte de los que se alojen en el navío. Todo depende del paquete que escojas pero ten en cuenta que los básicos ya incluyen muchas de las cosas citadas antes. Añádeles el hecho de que el reportaje fotográfico no será usual y contará con unas vistas espléndidas y distintas, unas del mar y otras del propio barco, y el inigualable viaje que vendrá después.

Porque, obviamente, luego embarcarás para una luna de miel que te permitirá descubrir el Caribe, con destinos como Miami (EEUU), Bridgetown (Barbados), Cozumel (México), Grand Cayman (Islas Caimán), Falmouth (Jamaica), San Juan (Puerto Rico), Nassau (Bahamas), Charlotte Amalie (St. Thomas) y Philipsburg (St. Maarten). Por cierto, si embarcas en Miami puedes casarte antes de zarpar, con la ciudad como decorado.