¿Cuál es la mejor época para casarse?

¿Cuál es la mejor época para casarse? Seguro que si estás planeando tu boda tendrás la duda de elegir una estación del año, un mes, un día. Lo cierto es que, al margen de la disponibilidad de iglesia, juzgado y hotel para hacer la reserva, hay otro elemento que debes tener en cuenta si piensas marcharte de luna de miel de forma inmediata y es el lugar. Y ahí intervienen otros factores a considerar.

¿Por qué? Pues por una cuestión geográfica: el planeta está divido en dos hemisferios opuestos y cuando en uno es verano en otro es invierno y viceversa. Algo a tener en cuenta si entre los destinos que manejas vas a irte al otro lado del mundo.

América

Y es que no es lo mismo visitar ciertos sitios en una época que en otra. Por ejemplo, viajar a América del Sur en junio, julio o agosto significa que allí te encontrarás con el invierno austral, que suaviza las temperaturas, especialmente en la parte más meridional: Argentina, Chile, Uruguay, Perú…

Si es bueno o malo es algo que decides tú. Ten en cuenta que tendrás que viajar con más ropa de abrigo y que quizá resulte más difícil, pongamos, navegar para ver glaciares o hasta la Antártida. En cambio, te garantizas que lugares como las Cataratas de Iguazú estarán rebosantes de agua, cuando en otras estaciones pueden quedar secas. A la inversa, pasarás más calor.

Otras zonas americanas están a prueba de esas variaciones climáticas y mantienen cierta homogeneidad durante todo el año, como el Caribe. Eso sí, teniendo en cuenta que en julio empieza la temporada de huracanes.

África y Asia

Si es África el continente, la cosa resulta parecida. En el norte, o sea, la costa mediterránea, el clima es parecido al del litoral español. En caso de optar por el interior del continente para realizar un safari, hay que contar con que la estación húmeda (de abril a junio y de octubre a diciembre) dificultará los traslados al embarrar los caminos.

Lo mismo cabe decir de Asia cuando llega el monzón. La lluvia es bienvenida por la gente porque riega los campos y refresca el calor pero puede provocar inundaciones, con todo lo que eso conlleva.

¿Conclusión?

Es posible que no pienses en viajes tan exóticos y lo que te apetezca realmente sea tumbarte al sol en una playa o descubrir los encantos e alguna ciudad europea. En tal caso no vamos a explicarte nada sobre el clima que no sepas ya. Pero sí destacamos que a medida que se acerca el buen tiempo se disparan las reservas, con lo que resultará más difícil encontrar un hueco.

También es entonces cuando llega la temporada alta, que inevitablemente supone un alza de precios en la mayoría de los sectores turísticos. Aunque, claro, asimismo es la época favorita para tomarse las vacaciones y para casarse por contar con más garantías de buen tiempo. ¿Conclusión? Que la decisión es tuya.